HOMEPAGE

Conocer Chequia
 
Información sobre la Rep.Checa
 
Historia

 

El movimiento husita y el legado de Juan Hus

 
photo:  (kudyznudy.cz)
 

Una gran depresión económica afectó a las tierras checas en el reinado de Wenceslao IV, hijo de uno de los más grandes monarcas de la historia, el rey y emperador Carlos IV. Los ladrones se enseñorearon de la tierra, durante mucho tiempo las epidemias menguaban la población y estallaban guerras por intereses particulares. La Iglesia, que debería haber velado por el cumplimiento de los mandatos divinos, en vez de eso se concentraba en el acumulamiento de poder y de propiedades. El clero hacía ya tiempo que se ocupaba de la administración del reinado, pero en vez de dinero lo que recibían a cambio eran sinecuras eclesiásticas como pago por sus servicios. No sólo en Bohemia, sino en otras partes de Europa, se incrementaron las críticas anticlericales por la desviación de la Iglesia del cristianismo originario.

 
 

Quienes criticaban la degeneración de la Iglesia consideraban que podría enmendarse sólo volviendo a los ideales originarios del cristianismo primitivo - llevando a todos la ley de Dios y cumpliendo las enseñanzas de la Biblia. Exigían, por tanto, que la Iglesia renunciara a su poder temporal y a sus propiedades, lo cual, evidentemente, no lo hizo.

En la capilla de Belén, en Praga, predicaba un profesor de la Universidad Carolina, el maestro Jan (Juan) Hus. La única autoridad máxima a la que hacía caso era la Biblia; la Iglesia, según él, tenía que ser pobre. El objetivo de los afanes de la vida humana debería ser la piedad y los pasos del hombre aproximarlo al reino de los cielos. La degeneración en la que había caído el siglo eran, según él y sus partidarios, una prueba de la pronta llegada del Anticristo. Los profesores alemanes de la Universidad de Praga, sin embargo, no estaban de acuerdo con Hus, y lo denunciaron de posible herejía ante el papa.

Wenceslao IV, irritado por el menoscabo de la fama del país en el extranjero, se decidió a poner medidas. El Decreto de Kutná Hora, del año 1409, entregaba la dirección de la universidad al grupo husita. Cambió las leyes de votación: la parte checa dispondría de tres votos, mientras que la parte conjunta de todos los otros estados tendría un solo voto. A raíz de tales cambios se produjo una profunda crisis con el resultado de la marcha de los profesores y estudiantes alemanes a otras universidades del imperio.

Al principio el rey apoyaba a Hus, pero su crítica a la venta eclesiástica de las indulgencias y el empeoramiento de la reputación de la corte en el exterior, ya que, según se decía, el rey mantenía herejes, cambiaron la situación. El papa proclamó un interdicto sobre Praga (es decir, la prohibición de llevar a cabo cualesquiera sacramentos - entierros, bodas, bautizos, etc.), mientras siguiera en la ciudad Jan Hus.

Una parte de la Iglesia se esforzaba por resolver sus problemas, y sobre todo la cuestión del cisma, convocando un concilio. Y la verdad es que ya era hora, porque el segundo milenio había visto hasta tres papas disputándose el báculo de san Pedro. Al concilio de Constanza, convocado por el hermano del rey checo, Sigismundo de Luxemburgo, acudió también Jan Hus, para defender en él las propuestar checas para la reforma de la Iglesia. Se esforzó en vano. No convenciendo a las dignidades eclesiásticas, se negó a desdecirse de sus opiniones y el 6 de julio de 1415 fue quemado en la hoguera en Constanza. A los delegados del papa, eso sí, les fue posible acabar con el cisma.

En Bohemia, sin embargo, los resultados del concilio no mejoraron la situación -se recrudecieron los tumultos, la miseria ponía al pueblo entre la espada y la pared. Todos estaban convencidos del próximo fin de un mundo corrupto. Sólo en cinco ciudades checas llamadas a la salvación podían encontrarla los verdaderos cristianos: Žatec, Pilsen, Klatovy, Louny y Slána, además de las "montañas" anteriormente referidas.

El 30 de julio de 1419 los habitantes de Praga, conducidos por el predicador Jan Želivský tiraron por las ventanas del ayuntamiento de la Ciudad Nueva a los consejeros de la delegación contrarreformista y los ejecutaron. Con la defenestración de la Ciudad Nueva comenzó la revolución husita - un movimiento que, en unas decenas de años, hizo de Bohemia la clave de la política europea de su época. Su desenlace fue la resignación de la Iglesia católica ante la imposibilidad de mantener en todo el territorio que se encontraba bajo su influencia la unidad de la fe.

En el año 1420 los husitas fundaron su propia ciudad: Tábor . En ella, lo que se proponían era hacer realidad el ideal de una sociedad justa e igualitaria. Zikmund (Segismundo), cuyas pretensiones al trono no fueron reconocidas, intentó ocuparla por la fuerza de las armas para adjudicarla a la realeza. Para ello organizó una serie de expediciones militares, pero todas sin éxito. En el concejo de Čáslav, se eligió una junta de doce miembros que gobernaba en lugar del destituido Segismundo . Conformaban dicha junta ocho burgueses, siete integrantes de la baja nobleza y cinco de la alta nobleza. Los así llamados Cuatro artículos de Praga se erigieron en programa husita -libre predicación de la palabra de Dios, la comunión bajo las dos especies, la vuelta a la primitiva pobreza de la Iglesia, el castigo de los pecados mortales.

El general husita más importante fue Jan Žižka z Trocnova (Juan Zisca) , creador de una táctica defensiva que consistía en el levantamiento de un parapeto de carros . Para la forma de combate de la época, que se basaba en la caballería, el parapeto de carros era un obstáculo prácticamente insuperable.

El movimiento husita, ya en vida de Žižka, se dividió en varias corrientes -los praguenses, los huérfanos (que empezaron a llamarse así tras la muerte de Žižka) y los taboristas. Una personalidad importante de Tábor fue el predicador Prokop Holý , llamado el Grande. Bajo su dirección, el ejército husita venció en la batalla de Ústi nad Labem a los cruzados en el año 1426, y en Tachov en el año 1427. En Domažlic, en el año 1431, ni siquiera se llegó a entrar en lucha, aunque la batalla ya estaba preparada, porque la mayoría de los cruzados huyeron antes del comienzo en el momento en el que el ejército husita, ensordecedoramente y todos a una cantando el coral "Soldados de Dios", empezaba a divisarse.

Mientras que el la primera fase de la revolución, los husitas se concentraron en la defensa ante ataques externos, el la segunda fase eran ellos los que llevaban la iniciativa. No sólo se extendieron por las otras tierras de los Reinos de la Corona Checa (que junto a Bohemia constituían Moravia, Silesia, y Alta y Baja Lusacia), sino también por Eslovaquia, por otras áreas alemanas del imperio e incluso, al servicio de los reyes polacos, alcanzando incluso el Báltico.

La Iglesia católica, consecuentemente, prefirió utilizar la diplomacia mejor que la fuerza bruta . En el concilio de Basilea (1431 - 1449) comenzó una serie de negociaciones con los husitas. El ala radical del movimiento revolucionario quería imponer a toda costa obligación de la comunión bajo las dos especies para todos los habitantes del reino, sin parar mientes en las pérdidas, el cansancio y hasta el agotamiento causado por las largas guerras. Con el fin de debilitar a los católicos, sitiaron el bastión de Pilsen, pero la ciudad resistió.

El ala radical del movimiento husita, no obstante, fue derrotado por una coalición de husitas moderados y católicos checos en la batalla de Lipany en el año 1434 . La causa de su derrota no fue la superioridad numérica de las tropas de la coalición, sino una artimaña que los engañó: fingieron una huída a la desbandada de su contingente y cuando los husitas salieron a perseguirlo perdieron la posición de defensa que tenían con el parapeto de carros. Al contrataque, estando los husitas así desprotegidos, los derrotaron.

En el año 1436 se proclamó en Jihlava un acuerdo con el concilio de Basilea, en checo llamada la "kompaktáta" . Para el reino checo y la marca de Moravia, se permitía la comunión directamente del cáliz, y, aunque en versión un poco suavizada, los otros tres artículos de Praga. Por primera vez en la historia de la Iglesia católica, ésta aceptaba la coexistencia de dos confesiones en las tierras que estaban bajo su férula. El movimiento husita dejaba ver en el horizonte la Reforma europea, y suponía un paso hacia la libertad religiosa. Además, en su tiempo, se hizo famoso el arte militar checo, por lo cual los soldados checos fueron requeridos por muchos ejércitos. 

El parapeto de carros montado en un lugar favorable era una defensa, con los medios militares disponibles en aquellos tiempos, invencible. Su único problema era la movilidad, en tanto que los que se encargaban de ella no llegaban a realizarla a tiempo. Su importancia también fue decayendo proporcionalmente con el desarrollo de la artillería.

El movimiento husita también supuso un gran cambio en el reparto de la propiedad . De las ciudades desapareció la capa más rica -los ciudadanos alemanes. Las propiedades que antes pertenecieron a la Iglesia se las repartieron los nobles y las ciudades ya fueran partidarios o no de la fe del cáliz. Con todo ello, cayó en picado la influencia política del clero católico y perdió su representación en el parlamento checo. Zikmund fue elegido rey finalmente después de muchos años de espera, pero a cambio del apoyo recibido, tuvo que aceptar esta situación.

En el año 1452 fue elegido como regente Jiří z Poděbrad (Jorge de Podiebrad) , de noble linaje checo y husita moderado, que luchó con los vencedores en la batalla de Lipany. Tras la muerte del rey Ladislav Pohrobka, los estados lo eligieron como rey checo en 1458. Tuvo que bregar con el sobrenombre de "señor de los herejes husitas", porque reinaba en un reino en el que existía la igualdad entre las confesiones husita y católica. El papa Pío II se aprovechó de la circunstancia de que la "kompaktáta" había sido reconocida sólo por el concilio, pero no por el papado, y la decretó inválida.

La amenaza de ostracismo internacional y la consecuente ofensiva por la exclusividad de la confesión católica fueron problemas que tuvo que afrontar Jiří z Poděbrad mediante el juego diplomático. Propuso la creación de una unión pacífica de los dirigentes europeos con órganos legislativos y judiciales propios, algo parecido a la actual ONU. La propuesta del rey checo itineró por las cortes europeas en los años 1464 - 1466; desgraciadamente fue desoída.

Jiří z Poděbrad, además, tuvo que solucionar los problemas internos del país, que se encontraba en una situación cada vez peor, porque los católicos checos se aliaron en la unidad de Zelená Hora y se pusieron en su contra. Desde el exterior, amenazaba con la invasión el rey húngaro Matías Corvino, que codiciaba la corona checa. En estas circunstancias, Jiří z Poděbrad llegó a un acuerdo, en las postrimerías de su vida, con los reyes polacos de la familia de los Jogalia para que subieran al trono a su muerte , la cual familia permaneció con la corona checa en la cabeza hasta comienzos del siglo XVI.

 
Autor:
 
Añadido: 10.12.2009
 
 
 

Artículos relacionados

 
Historia
 
 

El movimiento husita y el legado de...

Una gran depresión económica afectó a las tierras checas en el reinado de Wenceslao IV, hijo de uno de...

 
 
Geografía
 
 

Misiones extranjeras del Ejército de...

Después de convertirse en miembro de la Organización del Tratado Atlántico Norte y de la Unión Europea...

 
 
Historia
 
 

Siguiendo las huellas de la UNESCO...

Dentro del viaje para conocer los monumentos de la UNESCO es indispensable enseñar también las ciudades...

 
 
Historia
 
 

Baja Edad Media y comienzo de la Edad...

Al inicio del siglo XV, los países checos registraron una decadencia económica. Al contrario en el siglo...

 
Favoritos

Historia de las Artes Plásticas

¿Qué aconteció en el arte plástico en los comienzos de la historia checa…

Condiciones climáticas

La República Checa es un estado de Europa contiental que se encuentra situado…

Los descubrimientos más importantes de la actualidad

En las últimas décadas, la ciencia checa ha contribuido con muchos…

Lengua checa

El checo es un idioma que pertenece al grupo de las lenguas eslavas…