HOMEPAGE

Cultura

 

‘Un buen fotógrafo debe saber mirar y ver’

 
photo:  (radio.cz)
 

Un extenso archivo de fotografías que documentan los principales sucesos del siglo XX vinculados con la República Checa. Este es el legado del fotógrafo checo Ladislav Sitenský, de cuyo nacimiento se cumplen 100 años este miércoles.

 

Fotografías documentales, sobre todo de guerra, pero también imágenes de la naturaleza, de las montañas en invierno, imágenes de ciudades y retratos de niños y adultos. Todo eso y más reflejó en sus trabajos el fotógrafo Ladislav Sitenský. Publicó también 12 libros de fotografías, entre ellas uno dedicada a Praga y otro a los pilotos checos que durante la Segunda Guerra Mundial lucharon contra los nazis en la Real Fuerza Aérea británica (RAF). Las fotografías de Sitenský fueron presentadas en 52 exhibiciones de las que 17 estuvieron dedicadas exclusivamente a sus trabajos.

La vida y el camino profesional de este fotógrafo checo se los daremos a conocer recurriendo a los archivos de la Radio Checa, concretamente a una entrevista que Sitenský concedió a la Radio en 1999.

Ladislav Sitenský nació en Praga el 7 de agosto de 1919. Su padre era abogado y diplomático y quería que su hijo siguiera su camino. Pero el futuro fotógrafo lo rechazó categóricamente, como recordara en la mencionada entrevista.

”Yo quería estudiar artes plásticas después de acabar el liceo, pero mis padres se opusieron a mi deseo. Decían que esa carrera conllevaba el peligro de mucho alcohol, mujeres, etc., y que eso podría acabar mal. A lo mejor tenían razón, no lo sé. Algún tiempo peleamos verbalmente, pero luego llegamos al compromiso de que estudiaría arquitectura, que allí hay también algo de arte y que de esa forma solucionaríamos el litigio”.

En ese entonces Ladislav Sitenský ya había dado sus primeros pasos en fotografía, gracias a que al cumplir en 1933 los 14 años de edad, su padre le había regalado una pequeña cámara. Siendo estudiante de arquitectura, Sitenský comenzó a publicar sus fotografías en varias revistas. Una amplia repercusión tuvo por ejemplo la publicación de su reportaje fotográfico del funeral del primer presidente checoslovaco Tomáš Garrigue Masaryk. En marzo de 1939 tomó fotos de la ocupación de Praga por los nazis.

En vez de piloto, fotógrafo de guerra ”Mi mayor sueño, al igual que el de la mayoría de los soldados de tierra, era ser piloto. Para mí eso representaba algo parecido a llegar a ser millonario”.

Ese mismo año Ladislav Sitenský consiguió una beca de arquitectura en Francia, a donde partió el 15 de agosto de 1939, poco antes de estallar la Segunda Guerra Mundial. En vista del cambio de la situación y al enterarse de la formación de las Fuerzas Armadas Checoslovacas en el exterior, Sitenský decidió entrar en ese ejército. Le fueron encargadas varias tareas y también siguió dedicándose a la fotografía, aunque soñaba con ser piloto, según recordara en el año 1999.

”Mi mayor sueño, al igual que el de la mayoría de los soldados de tierra, era ser piloto. Para mí eso representaba algo parecido a llegar a ser millonario. Pero difícilmente podía esperar que mi sueño se cumpliera. Sin embargo, en la primavera de 1940 me mandaron a entregar un recado al grupo de aviación y ellos me preguntaron si no deseaba trabajar para la aviación. Me dio mucha alegría y ya en junio de ese año estaba allá. Pero pasaron unos dos meses y Francia fue ocupada y nosotros tuvimos que trasladarnos en barco al Reino Unido”.

En Inglaterra Sitenský integró la escuadrilla aérea checoslovaca número 312 de la Real Fuerza Aérea británica y le fue encargado filmar los aviones nazis que la escuadrilla checoslovaca lograra derribar. La RAF insistía en tener testimonios elocuentes de esos logros para reconocerlos.

“Viajé a Londres y traté de convencer al general Janoušek de que quería ser piloto. Este me respondió que no podía permitírmelo porque para él era más difícil conseguir a un buen fotógrafo que a un buen piloto”.

En 1941 Ladislav Sitenský se inscribió en un curso para pilotos junto con otros tres militares, pero a última hora todo cambió nuevamente, según recordara el fotógrafo en la Radio Checa.

”Dentro de tres días debíamos partir para el curso, pero en último momento llegó una orden del alto mando, que permitía la salida de mis compañeros, pero no la mía. Esto se debió a que el general Karel Janoušek me escogió para que trabajara como fotógrafo profesional para llevar una documentación fotográfica de la participación de los pilotos checoslovacos en la RAF. Me puse muy triste, viajé a Londres y traté de convencer al general Janoušek de que quería ser piloto. Este me respondió que no podía permitírmelo porque para él era más difícil conseguir a un buen fotógrafo que a un buen piloto”.

Desde 1943 y hasta finalizar la Segunda Guerra Mundial, Ladislav Sitenský cumplía la misión de fotógrafo profesional de las escuadrillas aéreas checoslovacas en la RAF. Realizó un sinnúmero de fotografías que documentan la participación de los pilotos checoslovacos en los combates aéreos contra los nazis, así como la vida de los pilotos en Gran Bretaña.

Sitenský siguió fiel a la fotografía también después de la Segunda Guerra Mundial. Trabajó para varios ministerios y agencias de turismo, realizando fotografías para fines de promoción. El espectro del trabajo fotográfico de Sitenský era realmente amplio, y todo lo hacía con alegría, según recordó hace años en la Radio Checa.

”Tomé fotografías no sólo de Praga, de la guerra y de las montañas, sino de muchas otras cosas con las que me encontré. Tengo tantas fotografías que me podría construir con ellas un monumento. Y la mayoría son alegres, porque yo soy una persona alegre. El optimismo me acompañó durante toda la vida. Yo trabajo porque la vida me da alegría. Sin esa alegría dentro no sería capaz de hacer absolutamente nada en lo profesional. Eso sería absolutamente impensable”.

“Yo trabajo porque la vida me da alegría. Sin esa alegría dentro de mí no sería capaz de hacer absolutamente nada”.

Además de la alegría, el fotógrafo Sitenský consideraba que para ser un buen fotógrafo era muy importante saber mirar y lograr ver.

”Saber mirar y saber alegrarse es muy importante. Hay que saber mirar bien. Naturalmente, desde el punto de vista fotográfico es necesario saber imaginarse lo que lograremos transmitir a través de una determinada toma. Porque no todo lo interesante que uno puede llegar a ver llega a ser interesante en una fotografía. Por ejemplo, ¿cómo transmitir por medio de una foto el ruido del mar al levantarse unas inmensas olas? El efecto en la foto no llega a ser el mismo. Un buen fotógrafo debe saber plasmar y transmitir todo ese ambiente en su fotografía. Si no es capaz de lograrlo, es mejor que sólo mire y no tome la foto”.

El gran amor por las montañas en invierno Para mí la nieve es algo semejante al oro. Cuando un día ya no esté en este mundo, desearía que en mi tumba me colocaran una bola de nieve. Eso me haría muy feliz”.

Entre los temas predilectos de Ladislav Sitenský cabe mencionar, además de las tomas de guerra, la naturaleza, en especial las montañas en invierno. El fotógrafo confesó que desde niño esto le atraía mucho.

”El amor a las montañas y al frío lo llevo dentro de mí desde una edad temprana. Desde mis 5 años de edad iba con mis padres a los Montes Gigantes (Krkonoše) y en las montañas es donde siempre me he sentido más feliz. Para mí, además, la nieve es algo semejante al oro. Cuando un día ya no esté en este mundo, desearía que si algún descendiente mío fuera al cementerio, que no fuera allá en verano con unas flores, sino mejor en invierno. A mí me bastará si en mi tumba me colocan una bola de nieve. Eso me haría muy feliz”.

En 2007 el fotógrafo checo Ladislav Sitenský fue condecorado por el presidente de la República con la Medalla al Mérito. Falleció en Praga el 14 de noviembre de 2009, a la edad de 90 años.

Con motivo del centenario del nacimiento de Sitenský, tuvo lugar hace poco en el Ayuntamiento de la Ciudad Nueva de Praga una exposición titulada ‘Sitenský 100’. En la muestra fueron exhibidas 100 de sus fotografías tanto en blanco y negro como a color, así como libros con sus imágenes.

A lo largo de su vida profesional Ladislav Sitenský realizó más de 500 000 fotografías de las que unas 50 000 fueron publicadas.

 
 
Autor: Český rozhlas Radio Praha
 
Añadido: 07.08.2019
 
 
 

Artículos relacionados

 
Cultura
 
 

“A cielo abierto”, una fantástica...

El libro “A cielo abierto”, del escritor español Antonio Iturbe, entremezcla la biografía y la ficción...

 
 
Cultura
 
 

Latin Art gallery continúa creciendo...

Latin Art gallery, la galería fundada por la artista venezolana Katerina Bohac, se expande con muestras...

 
 
Cultura
 
 

Teresa Pàmies, la exiliada...

En los años 50, una exiliada republicana de la Guerra Civil española estuvo viviendo en Checoslovaquia...

 
 
Cultura
 
 

La porcelana checa tiene más de 200...

Hace 225 años fueron fabricados los primeros recipientes de porcelana en la manufactura de Klášterec nad...

 
Favoritos

Historia de las Artes Plásticas

¿Qué aconteció en el arte plástico en los comienzos de la historia checa…

Condiciones climáticas

La República Checa es un estado de Europa contiental que se encuentra situado…

Los descubrimientos más importantes de la actualidad

En las últimas décadas, la ciencia checa ha contribuido con muchos…

Lengua checa

El checo es un idioma que pertenece al grupo de las lenguas eslavas…