Noticias
 
Radioviajes

 

La torre inclinada de Ústí nad Labem, recuerdo de la Segunda Guerra Mundial

 
photo:  (Historiador Václav Houfek, foto: Kateřina Oratorová)
 

Pregunten a los checos por la ciudad más fea de su país, y uno de cada cinco responderá que es Ústí nad Labem. Nosotros les enseñaremos que esta meca de la industria checa tiene su encanto, ya sea por la iglesia con su torre inclinada, recuerdo de la Segunda Guerra Mundial, o por el romántico palacete Větruše, situado en una colina mítica en las afueras de la ciudad.

 
 

Situada al pie de los Montes Metálicos, en Bohemia del Norte, se encuentra la ciudad de Ústí nad Labem. Cortada por la mitad por el río Elba y rodeada de rocas areniscas de formas bizarras, siempre ha llamado la atención de los artistas locales y extranjeros.

El escritor Johan Wolfgang Goethe, el poeta Karel Hynek Mácha, los compositores de música Richard Wagner y Federico Smetana, todos ellos buscaban y encontraban la inspiración para sus obras en esta región.

Las primeras alusiones históricas sobre la ciudad datan del siglo X. Sin embargo, hasta el siglo XVI no era más que un pequeño pueblo provincial, aunque con privilegios reales, que le fueron concedidos a mediados del siglo XIII por el rey checo Wenceslao I.

A principios del siglo XVI comenzó la explotación de estaño y plata en los cercanos Montes Metálicos, lo que impulsó un gran desarrollo de la zona. En esta época también fueron sentadas las bases de la Iglesia de la Ascención de la Virgen María, en Ústí nad Labem, de la que hablaremos más adelante.

Posteriormente, la región fue afectada gravemente por los diferentes conflictos bélicos, como la Guerra de los 30 años, en el siglo XVII, y las guerras napoleónicas, a principios del XIX.

Cuando la situación en Europa se calmó, empezó un frenético desarrollo industrial en Ústí nad Labem. En menos de un siglo, la ciudad cambió totalmente su cara, según cuenta el historiador Václav Houfek.

“El número de sus habitantes aumentó de 2.000 a 40.000 durante el siglo XIX. Ústí nad Labem era el principal puerto del Imperio austro-húngaro, más grande que por ejemplo Trieste, en el Mar Adriático. Era un importante centro de la minería y la industria química y alimenticia, así como un estratégico nudo ferroviario”, subraya Houfek.

Con la prosperidad económica de la ciudad surgió la necesidad de crear zonas de recreo para sus habitantes. Entre los primeros en responder esta demanda estuvo el empresario Johann Thomas, quien decidió construir un pabellón con restaurante y mirador.

Escogió para ello la roca llamada Větruše, que se alza sobre la ciudad en el lugar donde se juntan los ríos Elba y Bílina. Según destaca Houfek, es un lugar mítico.

“La roca forma parte de una colina que en la Edad Media servía para ejecutar a las personas. De ahí también su nombre ‘La Loma del Juicio’ (‘Soudný vrch’). Existen muchas leyendas vinculadas con ese lugar. Unas hablan de las almas de muertos que deambulan por la colina buscando paz, otras, de brujas malévolas que se reúnen allí”.

A fines del siglo XIX, el pabellón fue adquirido por el Ayuntamiento de Ústí nad Labem que, junto con el club turístico local, reformó el edificio y sus alrededores, convirtiendo Větruše en el centro de la vida social de la ciudad.

El pabellón contaba con una sala representativa donde se celebraban conciertos, bailes y reuniones importantes. Además, había alojamiento para turistas y una modesta residencia estudiantil.

El edificio estaba rodeado de un parque con senderos para pasear. No faltaban pistas de tenis, un amfiteatro y un pequeño jardín zoológico.

La Segunda Guerra Mundial marcó definitivamente la vida de los habitantes de Ústí nad Labem. El bombardeo de abril de 1945, casi al final de la Guerra, prácticamente destruyó el centro histórico de la ciudad.

Entre los pocos monumentos que se han conservado hasta nuestros días está la Iglesia de la Ascensión de la Virgen María. Fue construida a mediados del siglo XIII y reconstruida, en estilo gótico tardío, en el siglo XVI, una vez terminadas las guerras husitas, que afectaron bastante a la ciudad.

Otra reforma importante de la iglesia fue realizada a principios del siglo XIX por el arquitecto Josef Mocker, conocido por participar en la construcción de la Catedral de San Vito, en Praga.

El bombardeo de 1945 dañó la nave principal de la iglesia y perjudicó la estática de su torre, según cuenta Václav Houfek.

“La iglesia estaba situada en el centro histórico de la ciudad y, al mismo tiempo, cerca de la estación de trenes, que fue el blanco del bombardeo nazi. Durante el ataque, parte de la nave principal fue destruida lo que perjudicó la estática de la torre. Ésta comenzó a inclinarse peligrosamente. Los expertos tardaron más de diez años en estabilizarla. Hoy es un recuerdo vivo de la Segunda Guerra Mundial”.

Y, al mismo tiempo, uno de los principales atractivos turísticos de Ústí nad Labem. Es la cuarta torre más inclinada del mundo, siendo la de Pisa, en Italia, la primera. En su punto extremo, la inclinación es de dos metros desde la vertical.

Además del altar mayor, obra del pintor Hans Hesse, y el retrato de la Madonna, de Ismael Mengs, cabe mencionar las dos campanas, situadas en la iglesia.

Una se llama Willeborte, tiene más de 500 años, y fue importada a Chequia de los Países Bajos. La otra, Johann, está dedicada al reformador religioso checo, Juan Hus.

El barrio histórico de Ústí nad Labem, destruido en la Guerra, nunca ha sido renovado. En su lugar fueron construidas nuevas carreteras y líneas férreas, indispensables para uno de los principales centros industriales del país en el que se convirtió la ciudad en la segunda mitad del siglo XX.

Una vez destruida la ciudad vieja de Ústí nad Labem, fue interrumpida la conexión con la roca Větruše. El pabellón recreativo permaneció abandonado durante años y poco a poco se fue conviertiendo en ruina.

Después de 1989, el edificio y los terrenos adyacentes fueron privatizados. El objeto cambió de dueños varias veces, pero ninguno de ellos fue capaz de reunir los recursos necesarios para reconstruir el pabellón. El incendio, en el año 2000, acabó con lo poco que quedaba del edificio.

El mismo año, los terrenos en Větruše fueron readquiridos por el Ayuntamiento de Ústí nad Labem, que comenzó con la revitalización de la zona, según cuenta Václav Houfek.

“Fue construido en el lugar un palacete, casi idéntico con el antiguo pabellón clacisista, en el que abrieron un restaurante. Los alrededores del palacete otra vez se conviertieron en un parque con rutas para turistas y con pistas de deporte. Se puede decir, que hoy día Větruše sirve para los mismos objetivos que en el siglo XIX”.

El proyecto más reciente del Ayuntamiento de Ústí nad Labem es el teleférico, que une el centro comercial Fórum con Větruše. De esta manera, el palacete con mirador, situado sobre una colina mítica, es accesible para todos.


(Repetición del 15/1/2011)

 
Autor: Český rozhlas Radio Praha
 
Añadido: 21.06.2014
 
 
 

Artículos relacionados

 
Radioviajes
 
 

La torre inclinada de Ústí nad Labem,...

Pregunten a los checos por la ciudad más fea de su país, y uno de cada cinco responderá que es Ústí nad...

 
 
Radioviajes
 
 

Petřín – el punto de encuentro de las...

En esta edición de 'Radioviajes' nos quedamos en Praga y subimos a la colina de Petřín, que se alza...

 
 
Radioviajes
 
 

Los secretos y los superlativos del...

Esta vez les llevaremos al palacio de Zbiroh, construido en una colina rica en piedras semipreciosas...

 
Favoritos

Historia de las Artes Plásticas

¿Qué aconteció en el arte plástico en los comienzos de la historia checa…

Condiciones climáticas

La República Checa es un estado de Europa contiental que se encuentra situado…

Los descubrimientos más importantes de la actualidad

En las últimas décadas, la ciencia checa ha contribuido con muchos…

Lengua checa

El checo es un idioma que pertenece al grupo de las lenguas eslavas…

Productos y marcas tradicionales checos

La producción industrial checa tiene una rica tradición y muchos de sus…

Productos y marcas tradicionales checos

La producción industrial checa tiene una rica tradición y muchos de sus…

 
 

Facebook