Conocer Chequia
 
Información sobre la Rep.Checa
 
Geografía

 

Las aguas y las montañas

 
photo:  (mojefoto.cz)
 

Las aguas y las montañas son los elementos imprescindibles que conforman la inapreciable variedad de la naturaleza de la República Checa. Montañas y sistemas montañosos rodean prácticamente todo el país y en el pasado servían de frontera natural. En las montañas checas nacen también algunos de los grandes ríos europeos, como por ejemplo el Elba.

 
 

Las aguas

Los especialistas hablan de la República Checa como del "techo de Europa" . Por en medio de la República Checa pasa la arista hidrográfica principal , que divide a Europa en dos vertientes principales, la que va hacia los mares del norte o a los del sur, convirtiéndola en una gigantesca península. Es posible encontrar en ella el macizo montañoso de Králický Sněžník (1423 m), desde cuyas laderas fluyen ríos que van a parar a tres mares diferentes. Aquí se unen las vertientes del Mar del norte, del Báltico y del Mar negro.

También es interesante que los tres reinos históricos de la República Checa -Bohemia, Moravia y Silesia- coinciden aproximadamente con las más importantes cuencas. Bohemia es como si fuera la cuenca del Elba, Moravia la cuenca del río Morava y Silesia la del Oder.

Desde un punto de vista económico, tienen una gran importancia los embalses y lagos artificiales . Los más importantes para el caso son los embalses, construidos habitualmente en valles profundos. En la República Checa, podemos encontrar unos 150 de ellos, siendo los más conocidos el de Lipno, el de Orlík o el de Vranov. Viveros y estanques, en cambio, hay muchos más: pasan los 21.000, formando parte inexorablemente del paisaje checo. Una de las razones que llevó a construirlos es la insuficiencia de lagos naturales.

De todas formas, todas las superficies hidrográficas de la República Checa son, en comparación con las reservas mundiales de agua dulce, una nimiedad.

Si estamos hablando de las aguas no podemos olvidarnos de los manantiales de aguas minerales ni de los balnearios con ellos relacionados. Hay una cantidad tan grande de manantiales de aguas minerales en las tierras checas que la normativa para clasificarlos es mucho más estricta que en el resto de Europa. Existen manantiales que tienen diferentes agregados minerales, o ácidos que contienen óxido de carbono, o manantiales de aguas termales o radiactivas. Principalmente son los balnearios del oeste de Bohemia los que, desde hace siglos, reciben visitas de toda Europa e incluso del mundo entero.

La cuenca del Elba

El río Elba nace en las más altas montañas checas, los Montes Gigantes (Krkonoše), y en su curso bebe de casi todos los otros ríos importantes de Bohemia. De sus afluentes el más importante es el Moldava , que drena la mitad sur de Bohemia. Luego atraviesa Praga y es considerado como el río nacional checo. Después de entroncar con el Moldava, el Labe se dirige hacia el noroeste, donde le sale al encuentro el macizo volcánico de las montañas del centro de Bohemia. El Elba lo atraviesa por un valle profundo que se llama Porta Bohemica - "Česká brána" en checo. Igualmente pasa, cuando ya está prácticamente saliendo de la República Checa, por entre un valle estrecho de rocas areniscas conocido como la Suiza checo-sajona. Después fluye por Alemania a lo largo de cientos de kilómetros hasta su desembocadura en el Mar del norte.

La cuenca del Morava

El río más importante de Moravia es el Morava - el nombre en checo del reino y del río son iguales. El río Morava nace en el macizo de Králický Sněžník, donde se unen las tres vertientes europeas. Desde aquí se dirige al sur por las tierras bajas de los valles moravos, y, sólo en su revuelta más al sur, se une con el río Dyje (en checo se pronuncia Diie), que nace en Austria y drena luego la parte sudoeste de Moravia. Pasando por la frontera austriaco-eslovaca, el Morava se dirige hacia el Danubio, que, después de una larga peregrinación por tierras del sudeste europeo entrega sus aguas al Mar negro.

La cuenca del Oder

El río Oder es la columna vertebral de Silesia. Nace en las tierras altas llamadas Oderské vrchy, aunque no a demasiada altura; en la cuenca de Ostrava lo acrecientan afluentes que provienen de las montañas fronterizas con Polonia Hrubý Jeseník y Moravskoslezské Beskydy. Lysá hora, el lugar de la República Checa con mayores precipitaciones, está precisamente en esa cuenca. Después, el Oder, como el Elba, se dirige después de cruzar las fronteras de la República Checa, hacia el noroeste, donde, en el puerto polaco de Szczecin, desemboca en el Mar Báltico.

Embalses

Con vistas a que el agua no se vaya demasiado rápido de la República Checa, se construyeron varias decenas de embalses desde hace un poco más de cien años. Gracias a ellos se puede controlar el caudal de las cuencas checas -como reserva en la estación checa y como protección contra las inundaciones. También se usan con finalidades energéticas, recreativas, o como reservas de agua potable. Los primeros embalses checos datan de finales del siglo XIX, sobre todo en las regiones montañosas del norte, más desarrolladas industrialmente, que se hallan en la frontera de la República Checa. En la segunda mitad del siglo XX, se construyó el mayor conjunto de embalses de la República Checa, la así llamada cascada del Moldava. Para ello, se aprovechó el estrecho valle del Moldava en las Selvas de Bohemia (Šumava) en la frontera sur de Bohemia, hasta Praga.

Viveros y estanques

La tradición de construir lagos y estanques artificiales llega en las tierras checas hasta la Edad Media, cuando surgieron una serie de estanques de los cuales más o menos una cuarta parte se conserva hasta hoy. Sin lugar a dudas, la obra más grandiosa en este ámbito es el grupo de estanques y viveros de la cuenca de Třeboň , en el sur de Bohemia, elaborada sobre todo en el siglo XVI en el señorío de la poderosa familia de los Rožmberk. Una extensa superficie del sur de Bohemia se transformó entonces de una especie de pantano cenagoso en un paisaje mágico, donde se mezclan los reflejos del agua con una naturaleza feérica. Precisamente de aquí provienen las carpas que tanto gustan a los checos para la cena de nochebuena.

Lagos

Los lagos checos se pueden contar literalmente con los dedos de las dos manos. Una mano para los montes del sur de Bohemia de Šumava . En la parte checa de estas montañas, el glacial alpino dio origen a cinco lagos de circo. El más grande se llama -traducido- el Lago negro. Fuera de Šumava, luego encontramos sólo algunos lagos más pequeños. No son muy extensos, pero no obstante es interesante cómo se han originado. En Moravia del norte, en el municipio de Rejviz, hay dos lagos pantanosos; en Bohemia oeste, el lago Odlezelské (Mladotické), que surgió al bloquearse el valle por un desprendimiento en 1872; un acontecimiento poco común en un paraje geológicamente tan viejo como es el Macizo bohemio. Quizá es todavía más curiosa la historia del lagoKamencový, cerca de la ciudad de Chomutov, en Bohemia del norte. Ya desde la Edad Media existía aquí un pequeño lago, cerca del cual, a lo largo de varios siglos, se explotaba una mina que se llamaba "kamenec", hasta que el agua inundó el espacio vaciado de la misma. Hoy el lago es varias veces más grande que el original. Su fama, de todas formas, puede que se deba a otra cosa. A causa de la composición química de sus aguas, no puede vivir en ellas ninguna criatura. Pero la gente puede bañarse sin peligro, así que tiene muchos visitantes. Por otra parte, no es de extrañar, teniendo en cuenta que en el mundo sólo hay otro parecido, en California.

Sistemas montañosos

La cuenca checa está rodeada por todos lados de zonas montañosas, menos por la parte este, hacia Moravia, de la que se separa por la más baja meseta checomorava. Dos de los cuatro parques nacionales checos protegen sistemas montañosos de frontera Šumava Krkonoše . En ambos nacen, también, los ríos checos más importantes - en los Krkonoše el Elba, en Šumava el Moldava.

Si quiere saber más acerca del tema puede consultar las páginas de las montañas checas o las de Holiday Info, donde es posible encontrar, aparte de otras cosas, fantásticas fotografías y planos on-line. Los montes más altos de la República Checa son realmente los Krkonoše , cuyo lomo forma la frontera natural con la vecina República de Polonia.

Justo en la frontera encontramos la montaña más alta de la República Checa, que se llama Sněžka (de la palabra "sníh", nieve) y que alcanza los 1.602 metros sobre el nivel del mar. Y realmente su nombre no despista -más de la mitad de los días del año está cubierta de nieve. Los montes Krkonoše son, por las condiciones de la nieve y las suaves pendientes, los preferidos de la República Checa a la hora de practicar los deportes de invierno.

Enlaces

 
Autor:
 
Añadido: 06.01.2010
 
 
 

Artículos relacionados

 
Geografía
 
 

Misiones extranjeras del Ejército de...

Después de convertirse en miembro de la Organización del Tratado Atlántico Norte y de la Unión Europea...

 
 
Hábitos y tradición
 
 

El premio El Pueblo del Año

El Pueblo del Año es un concurso realizado en la República Checa que tiene como meta hacer notar más a...

 
 
Geografía
 
 

Misiones extranjeras del Ejército de...

Después de convertirse en miembro de la Organización del Tratado Atlántico Norte y de la Unión Europea...

 
 
Ofertas culturales
 
 

La estatua ecuestre de Jan Žižka fue...

La reconstruida estatua monumental de Jan Žižka a caballo en la colina de Vítkov atrae nuevamente a los...

 
Favoritos

Historia de las Artes Plásticas

¿Qué aconteció en el arte plástico en los comienzos de la historia checa…

Condiciones climáticas

La República Checa es un estado de Europa contiental que se encuentra situado…

Los descubrimientos más importantes de la actualidad

En las últimas décadas, la ciencia checa ha contribuido con muchos…

Lengua checa

El checo es un idioma que pertenece al grupo de las lenguas eslavas…

Productos y marcas tradicionales checos

La producción industrial checa tiene una rica tradición y muchos de sus…

Productos y marcas tradicionales checos

La producción industrial checa tiene una rica tradición y muchos de sus…